viernes, 30 de octubre de 2009

Hermanos Quesada y Pequeño Pantera Negra.

.
Recuerdos de quioscos llenos de tebeos que llegaban puntualmente cada semana con las aventuras y desventuras de nuestros personajes favoritos, son algo más que un recuerdo distorsionado por la distancia del tiempo.

El tebeo en España

Entre los años 40 y los 60, el tebeo se erigió en el exponente principal de la cultura del ocio en España. Fue también la época en que alcanzó su máximo nivel literario y artístico, con guionistas y dibujantes de muy apreciable calidad. En muchos sentidos puede afirmarse que el tebeo en España fue equiparable a la de otros países occidentales, incluidos los mitificados “tebeos” italianos.

Injustamente despreciado como propio de lectores semianalfabetos, ha sido objeto de escasísima atención por parte de la crítica culta (sic). Del mismo modo que en otros países de nuestro entorno se están recuperando todas las expresiones de la cultura popular deberíamos en el nuestro rescatarlos del olvido.

Muy contadas voces han reivindicado y defendido al tebeo. El caso español resulta cuanto menos singular. Quizá alguno de ustedes recuerde la existencia de la censura.

Censura y represalia llevaron a muchos notables escritores e ilustradores al alimenticio (aunque escaso) recurso del tebeo. Y aquí la singularidad española. Este tipo de literatura, habitual en toda Europa, alcanzó en España por tan tristes motivos una especial calidad que no tuvo en otros lares; y como este país sigue siendo diferente, mientras en esos otros países se recupera y estudia con especial atención la historieta grafica en España se le intenta condenar al olvido.


Pequeño Pantera Negra

¿Cuál es la imagen que convencionalmente tenemos de África? El sol poniéndose sobre una tierra árida o selvas verdes que difícilmente pueden ser penetradas probablemente sean las descripciones más recurrentes, y es que el imaginario narrativo en la literatura de Edgar Rice Burroughs ha sido el eje central de donde han emanado las representaciones globales que se tienen de África como un continente misterioso y agreste, lleno de civilizaciones perdidas, tribus salvajes, mujeres exóticas y parajes despoblados contradiciendo a espacios cerrados y fortalecidos por la fauna silvestre que se esparce por doquier.

Edgar Rice Burroughs creó el que, dicen, es uno de los principales iconos populares del siglo veinte: Tarzán de los Monos, el aristócrata salvaje criado entre los inexistentes simios del África misteriosa y colonial y la Editorial Maga publicó Pequeño Pantera Negra, en opinión de muchos (y yo me encuentro entre ellos) una de las mejores series del tebeo español de posguerra.

El dibujo brillante de Miguel Quesada lo enfrentará a improbables supervivientes todos de civilizaciones más o menos ocultas en fortalezas remotas, siempre según las entretenidas fabulaciones del guionista Pedro Quesada. El componente de aventura se alía con la fantasía heroica y el aire de novela popular

No creo que nadie se rasgue las vestiduras a estas alturas si reconocemos que Pequeño Pantera Negra bebe de las fuentes del Tarzán de Burroughs: Encuentros con dinosaurios, valles perdidos y las inevitables civilizaciones perdidas.

Con un estilo narrativo de dinámica ejecución y su habitual belleza plástica, Miguel Quesada consigue atraparnos con la belleza que transmiten todos los personajes, desde las reinas a los diversos guerreros, o los múltiples felinos o reptiles y dinosaurios

Citar a Pequeño Pantera Negra desata, por un mecanismo inconsciente, toda una serie de imágenes fascinantes: mujeres hermosas en peligro, paisajes exóticos, monstruos abominables y esforzados héroes. La Aventura en su química más pura.

Así era la aventura en los tebeos de antaño. Emoción no disimulada y el puro el placer de narrar: sentido de la maravilla en la mejor acepción del término. Se nota que los autores se divertían y se sorprendían tanto como los lectores con las andanzas de su héroe.

Una de las necesidades de los lectores de tebeos es la de especular. El famoso ¿qué pasaría si....? Pero una necesidad fundamental de cualquier lector es la de mantenerse interesado, evadido de la realidad. En una palabra, entretenido. Durante mucho tiempo esta función la cumplieron los tebeos de Pequeño Pantera Negra.

En Pequeño Pantera Negra el enfrentamiento con bestias selváticas, razas hostiles, cazadores desaprensivos, pronto dio paso a aventuras de corte fantástico que incluían animales antediluvianos y civilizaciones perdidas.

Sus aventuras se desarrollaban en el límite de la civilización, en aquellas áreas de África que aparecían en los mapas, que tenían nombre, pero que aún despertaban en nosotros fantásticas visiones, ya que el conocimiento que teníamos de las mismas era lo suficiente nebuloso e incompleto para ello. Las selvas africanas eran los escenarios eran los escenarios más frecuentes para encontrar civilizaciones perdidas. Son unas aventuras trepidantes, quizá sin ton ni son, ni falta que les hace, capaces de alargar una trama y dotarla siempre de atractivo. Alguna de las mejores aventuras de Pequeño Pantera Negra llegan a durar varios números, lo cual permite a sus autores expandir el argumento y alterarlo a placer.

Pequeño Pantera Negra tiene como cualidad fundamental el sentido épico de su relato. En lo que concierne a su estrategia narrativa, busca la máxima atención por parte del lector y para ello, como ya hemos dicho, prolonga situaciones peligrosas, poniendo en vilo su resolución. Al igual que los antiguos seriales cinematográficos, donde cada episodio concluía con el mayor de los riesgos para el protagonista, resolviéndolo en la siguiente entrega.

En cierto modo, un tebeo como Pequeño Pantera Negra, acredita el modo en que el género de aventuras sirve una mezcla de temas e incluso de géneros. No en vano, la historia de aventuras selváticas diseñada por Pedro Quesada, reúne, incluso, ingredientes de Ciencia-ficción.

Las aportaciones gráficas que Miguel Quesada nos ofrece semana a semana son espectaculares, y su capacidad para fabular monstruos y mezclar biologías y culturas exóticas sorprende y encandila. En ese aspecto, la capacidad de encadenar situaciones trepidantes y dejar sin aliento al lector se convierte, prácticamente, en una constante y que otros dibujantes como Jesús Herrero o Miguel Roselló supieron mantener al abandono de la serie por parte de Quesada.

Pequeño Pantera Negra es un tebeo donde el sentido de la maravilla, la fantasía y la aventura lograron dar vida a un tebeo imprescindible, lleno de pasión y de arte. Un autentico clásico.


La necesaria recuperación de unas historietas

Tantos tebeos maravillosos, pero que sin embargo ya no atesoran la misma ilusión que antes. Lo que como niños nos resultaba fascinante, ahora como adultos, posiblemente, nos resulte aburrido y sería una temeridad arriesgarse.

Así piensan muchos de los que en su día fueron lectores de tebeos, pero en ocasiones, casi por casualidad llega a sus manos una de esas pocas publicaciones que tratan de los tebeos de su niñez. Unas publicaciones que sólo pretenden ser un reencuentro con unos tebeos, más concretamente, sobre el placer de la lectura de tebeos, sobre el descubrimiento de viejas obras y el acercamiento a antiguos autores. Nada cambiará en las grandes estructuras, pero es posible que algo cambie al nivel de unos pocos individuos que hagan de estas publicaciones su punto de partida para futuras exploraciones.

Estas publicaciones aportan su granito de arena a invertir la situación descrita al principio de estas líneas. Son diversos apuntes sobre tebeos diversos, que permiten abrir el panorama y ofrecernos visiones de otros tebeos que quizá nos pasaron desapercibidos en su momento.

Son unas publicaciones que no pierden nunca su objetivo: mostrar la infinita fascinación de cierta forma de entender la historieta. Es seguro que el lector encontrará entre sus páginas la descripción de algún tebeo que le apetecerá leer y que será el punto de inicio de un fructífero paseo por senderos historietísticos que hasta entonces desconocía.

La asignatura pendiente española sigue a la espera, no existe un verdadero caldo de cultivo formado por editores osados, aficionados que impulsen fanzines y lectores con menos ideas preconcebidas que ayuden a su promoción y desarrollo. Desgraciadamente la triste realidad, muchos de los fanzines dedicados a la historieta posbélica han ido cayendo, paulatinamente en cascada, tragados por el desánimo y el desinterés general, apenas queda algún fanzine de los muchos que nacieron impulsados, generalmente, por aficionados solitarios y con pocas expectativas de vida.

El tebeo fue un fenómeno nuevo, ligado a nuevas formas de negocio editorial. Tuvieron un gran éxito durante toda nuestra posguerra en la que se produjeron miles y miles de tebeos. Las tiradas de cada entrega alcanzaban miles de ejemplares, lo que supone una altísima cifra en una sociedad que no contaba con los medios modernos de publicidad y comunicación de masas actuales.

Manuel López.
.

4 comentarios:

Allerastur dijo...

Hoy pasamos las 23.000 visitas y los sesenta en el día de hoy.

Creo que son bastantes los que se sienten interesados en tus aportes y comentarios, aunque da rabia ver lo pocos que entran y te dejan un saludo o una simple opinión, pero somos así, unos sin tiempo, otros sin ánimo para comentar o escribir... y al final los de casa que solo podemos darte las gracias para que no se note de que pie cojeamos.

Solo me resta decir que me gustan tus colaboraciones como a los niños los caramelos, a mi edad algunos de los cuentos de los que asiduamente nos hablas son unos desconocidos, pero me pongo con ganas a buscar información y ampliar mi comicteca personal, en otras ocasiones me quedo con las ganas de que nos cuentes algunas cosas más.

De manera muy particular deseo agradecerte esta ya continuada colaboración y que se ha convertido en una de las secciones más habituales, esperada y seguro que leída de este nuestro/tu espacio.

Un saludo en nombre de todos tus lectores anónimos y de este que no lo es en particular.

silve dijo...

Manuel te encuentro por estos lares, y tu sabes que tus escritos no me canso de leerlos, pues nos recuerdan tiempos pasados, nostálgicos y añorados.
Esta vez escribes de los Quesada “ mis grandes admirados “ pues tanto Pedro como Miguel siempre han estado con migo sus historietas me han echo vivir momentos inolvidables de la infancia, sigue escribiendo, porque personas como tu son las que nos hacen mantener vivo el recuerdo.
Un Abrazo compañero de fatigas.

Silvestre dijo...

Manuel te encuentro por estos lares, y tu sabes que tus escritos no me canso de leerlos, pues nos recuerdan tiempos pasados, nostálgicos y añorados.
Esta vez escribes de los Quesada “ mis grandes admirados “ pues tanto Pedro como Miguel siempre han estado con migo sus historietas me han echo vivir momentos inolvidables de la infancia, sigue escribiendo, porque personas como tu son las que nos hacen mantener vivo el recuerdo.
Un Abrazo compañero de fatigas.

silve dijo...

Manuel te encuentro por estos lares, y tu sabes que tus escritos no me canso de leerlos, pues nos recuerdan tiempos pasados, nostálgicos y añorados.
Esta vez escribes de los Quesada “ mis grandes admirados “ pues tanto Pedro como Miguel siempre han estado con migo sus historietas me han echo vivir momentos inolvidables de la infancia, sigue escribiendo, porque personas como tu son las que nos hacen mantener vivo el recuerdo.
Un Abrazo compañero de fatigas.

ADVERTENCIA

- Todos los links y archivos que se encuentran en este sitio, están alojados en Internet, nosotros solo indicamos donde se encuentran, este blog no aloja ningún tipo de material con derechos de reproducción limitados.

- Cualquier archivo protegido por algun tipo de ley debe permanecer, máximo, 24 horas en sus ordenadores.

- Ellos pueden ser bajados solo para pruebas, debiendo el usuario borrarlos después de 24 horas.

- La adquisición de estos archivos por internet es de única y exclusiva responsabilidad del usuario.

- El dueño del blog y cualquier otra persona que tenga relación con el mantenimiento de este sitio no tiene responsabilidad alguna sobre los archivos que los usuarios bajen ni en como los utilizan.

-Los usuarios que utilizan este sitio, tienen total conocimiento de los términos señalados anteriormente.

Bitácoras amigas donde mirar.

Bitácoras de autores que me tiran.

Bitácora

Etiquetas

Belen Astur (Mieres del Camín)

ASTURIAS PATRIA QUERIDA