miércoles, 7 de enero de 2009

La tonada allerana está de luto.

.
Me entero por la prensa que en la parroquia allerana de Serrapio ha sido enterrado el cantante de tonada Ataúlfo Lada Camblor, pues falleció el pasado lunes en el Hospital Central de Asturias, a los 86 años.

Deseaba sumarme y con ello sumarnos desde aquí al dolor de su familia, pero con todo nuestro cariño y amor por la tonada allerana en su figura, desearle que desde las estrellas nos marque la pauta y que con el resto de los que allí están formen ese "coro de luceros" que le de el punto a la tonada desde el mismisimo cielo.

Se nos ha ido “El Malvís”, un cantor de versos a nuestro estilo, esta vez ha sido Ataúlfo cantante de tonada allerana quien nos deja por otro firmamento.

Había viera por primera vez la luz un mes marzo de 1921 en Orillés (Aller), iniciaba su carrera de cantante de tonada de manera exitosa, logrando diferentes galardones y sobre todo el reconocimiento de los “grandes” de nuestra canción. Pero como esto no daba para vivir, tuvo trabajar en la mina desde su más tierna adolescencia, La Victoria le abría sus galerías a la edad de 13 años, luego le esperaba el grupo Bariterra y a última hora, como tantos otros le abría la jaula la propia “Hunosa”, donde terminó por colagar la lámpara en 1975, había pasado veinte años como picador y diecisiete de vigilante, enseñando y controlando al personal hasta su despedida de la empresa en el pozo Santiago, de Caborana.

Pero la otra faceta, la de cantor de versos que ya anunciábamos, estaría marcada por un estilo personal y un tono que daba presteza y seriedad a los títulos que interpretaba. Como guaje que era a la edad de diez años había comenzado a despuntar y afilar su afición por la canción allerana, serán sus bellos giros y sus vueltas “tan especiales”, como solo los grandes maestros que hicieron de la allerana un arte dentro de la canción asturiana, sus señas más claras de identidad y peculiar manera de hacer e interpretar. En palabras de José Manuel García: «Ataúlfo Lada forma parte de ese pequeño grupo de elegidos que ha elevado la tonada a la categoría de arte y la ha mantenido viva a lo largo del tiempo…».

Será en 1951 que gane el primer premio del concurso organizado por el desaparecido diario “Región”, pese a ser debutante logró alzarse con la victoria y que el mismísimo Cuchichi exclamara tras su portentosa actuación: «Esti canta que lo quema». El deseado disco llega en 1976 cuando graba en León canciones tan importantes como “Dentro de la negra mina”, “Parroquia la de Serapio”, “Dísteme una cinta verde” y “Río Aller que vas cantando”. Luego vendría la música y las letras de canciones tan nuestras como "Pendu L'Argüeyu", "Dentro la mina negra" o "Dísteme una cinta verde", “Blanca o morena”, “Enpicando y enforando” o “Con quién rondabes anoche”, además de su seña de identidad más preclara "La Zagalina".

Cuenta José Manuel García, su biógrafo, cómo en 1966, ya consagrado, actuó junto con otros grandes artistas asturianos en el teatro Calderón de Madrid. Durante los años 1967 y 1968, se integra en la compañía «Asturias canta», en la que comparte cartel con intérpretes tan destacados como Agustín Argüelles, Margarita Blanco, «El tordín de Frieres», Fidel de la Hueria, «Tarín de Sotrondio» y José Noriega. Todos ellos, acompañados por la gaita de Silvino Blanco, recorren la región cosechando grandes éxitos. Posteriormente, el gran maestro de la tonada allerana pasa a formar parte del grupo «Campeones de la canción», bajo la dirección de Ignacio Apaolaza.
Como respuesta a toda una carrera sin más medios que la propia voz y la compañía del micro en 1988 se le realizó un homenajeado en su pueblo natal, pero debieron pasar todavía cinco años más -1993- para que se le tributara uno por todo lo alto, tal y como se merecía en el Teatro Campoamor de Oviedo, para ello nada mejor que hacerlo junto con la celebración del “I Concurso y Muestra del Folklore Ciudad de Oviedo”.

La inmortalidad la dan sus canciones y el recuerdo emotivo lo ratifica el pueblo de Serapio al poner su nombre a una de sus plazas y un 30 de octubre de 1998 el Ayuntamiento de Oviedo al ponerle el nombre de “Ataúlfo Lada Camblor” a la calle de La Corredoria Baja que nace en la de José Martínez «Botón» y llega hasta la de Anabel Santiago, junto a la plaza Juanín de Mieres. De esta manera la cuenca quedaba una vez más unida en esta constelación de estrellas en el callejero de la ciudad.

Fuente de la que se obtuvo la información: Reflexiones personales sobre una recopilación de lo existente en prensa escrita regional, periódicos como El Comercio, La Nueva España y La Voz de Asturias, las fotografías son las publicadas por La Nueva España el martes, 6 de enero de 2009.

1 comentario:

TINTIN dijo...

Gracias, Jesús,por sentir, querer y compartir, tu profesión.

Ojalá, nun se pierda La Toná.

Que entrañable y guapina ye.

ADVERTENCIA

- Todos los links y archivos que se encuentran en este sitio, están alojados en Internet, nosotros solo indicamos donde se encuentran, este blog no aloja ningún tipo de material con derechos de reproducción limitados.

- Cualquier archivo protegido por algun tipo de ley debe permanecer, máximo, 24 horas en sus ordenadores.

- Ellos pueden ser bajados solo para pruebas, debiendo el usuario borrarlos después de 24 horas.

- La adquisición de estos archivos por internet es de única y exclusiva responsabilidad del usuario.

- El dueño del blog y cualquier otra persona que tenga relación con el mantenimiento de este sitio no tiene responsabilidad alguna sobre los archivos que los usuarios bajen ni en como los utilizan.

-Los usuarios que utilizan este sitio, tienen total conocimiento de los términos señalados anteriormente.

Bitácoras amigas donde mirar.

Bitácoras de autores que me tiran.

Bitácora

Etiquetas

Belen Astur (Mieres del Camín)

ASTURIAS PATRIA QUERIDA